Valiente sector fotovoltaico


Es muy probable que antes de que termine el año, los propietarios de cerca de 10.000 instalaciones solares, estarán ya emprendiendo algún tipo de acción contra la retroactividad  de los Reales Decretos RD 1565/2010 y RDL 14/2010.

Han sido miles los recursos por responsabilidad patrimonial de la Administración presentados en el Registro del Ministerio de Industria la pasada semana. Otros muchos van a presentarse antes del 24 de diciembre, día del fatídico aniversario de la publicación del RDL 14/2010.

Los que todavía no han movido ficha, tendrán una nueva oportunidad de solicitar indemnización por el perjuicio sufrido antes de esa fecha.

Tan fenomenal comportamiento hay que achacarlo a los asequibles precios al alcance de los productores que quieren ejercitar su defensa, pero es sobre todo un muy buen indicador de que el sector está demostrando una gran madurez.

Lejos de formular quejas estériles al aire, los productores se han “remangao” y huyendo del conocido “que otros se muevan” están apostando por canalizar su indignación hacia los tribunales. Saben que ante la difícil posibilidad de que los Reales Decretos sean derogados total o parcialmente, solo les queda ejercitar la Acción de responsabilidad patrimonial como alternativa.

Y es que la indignación no puede ser mayor. Se mire por donde se mire el conjunto de atrocidades de la combinación de los dos Reales Decreto les impacta de forma muy significativa, sea por la injusta asignación de una zona climática, sea por la obligación de adaptar la instalación a los huecos de tensión, o la injusticia de que una instalación con más potencia pico o más eficiente reciba un recorte mucho mayor. Estas medidas no son fruto de una situación de crisis general, porque no es general el reparto de esfuerzos entre el resto del sector energético. Es un ataque discriminatorio y dirigido a un segmento muy concreto. Si tal esfuerzo se hubiera repartido, no estaríamos hablando de la existencia de plantas que llevan ya, ¡desde el mes de agosto!, sin cobrar la prima equivalente, sin que ni si quiera puedan afrontar los gastos de explotación. De cómo afrontar los préstamos, ya mejor ni hablar. En una tomadura de pelo más, la prometida línea ICO para instalaciones fotovoltaicas sigue sin estar disponible después de varios meses desde que fuera anunciada.

Y si la cara de los funcionarios del Ministerio de industria la pasada semana, era de asombro por el número de recursos que llegaban a su Registro, la de los de la Audiencia Nacional procesando las miles de impugnaciones de liquidaciones que van a llegar en las próximas semanas será probablemente de estupefacción. El hasta hoy todavía comparativamente pequeño número de recursos presentados allí, va a convertirse en los próximos 90 días en un auténtico torrente de productores que no quieren dar por consentida las liquidaciones de la CNE.

La admirable respuesta de los productores a los que  con seguridad se unirán muchos más, sabedores de que su principal fortaleza es su número, se complementa bien con el resto de frentes abiertos por los inversores extranjeros, los recursos de inconstitucionalidad de las Comunidades autónomas o las iniciativas realizadas por Asociaciones y particulares en Europa.

Cierto optimismo de éxito podemos presagiar a este “multi-frente” en tan distintas instancias.

Muchos de los productores jamás han denunciado a nadie. Ahora se ven poniendo varias demandas nada menos que al Estado para defenderse de tan brutal recorte de derechos.

¡Valiente sector fotovoltaico!